Maestría en Investigación Proyectual
Centro POIESIS
Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo
Universidad de Buenos Aires
2019
Ciudad Universitaria
Pabellón 3, 4to piso
Int. Güiraldes s/n C1428
Ciudad de Buenos Aires
Buenos Aires
Argentina
poiesis.mipov@gmail.com
centropoiesis.com
Subscríbase a nuestro newsletter!
logo mip_01.png

MAESTRÍA EN INVESTIGACIÓN PROYECTUAL

POIESIS TRANS.png
logoFADU_web.gif

Secretaría de Posgrados

© 2019

TESIS

Las tesis tienen un doble fin. Por un lado, persiguen el crecimiento personal. En este sentido, una tesis es un desafío único y representa la actitud más noble y audaz que un arquitecto pueda proponerse. En ella, como en ninguna otra actividad disciplinar, se congregan todos los planos disponibles en la disciplina y corren en rangos de máxima exigencia. Para desarrollarla es necesario construir intereses reales, elaborar estructuras conceptuales robustas, lógicas y coherentes, ser capaz de aprehender las técnicas necesarias para representarlas, coordinar una logística, que puede extenderse durante años, para su materialización mediando con múltiples actores, evaluar presupuestos, enfrentarse con tecnologías prácticas, combatir las fuerzas que se oponen a sus supuestos proyectivos, enfrentarse a momentos de la más oscura incertidumbre y, quizá el plano más problemático de todos, producir sin un fin concreto a priori.

 

Por otro lado, las tesis tienen el fin de dialogar con la historia. Esta historia debe concebirse como totalidad, desde este preciso momento en el que se leen estas palabras hacia atrás. Desarrollar una tesis es ingresar en la historia de la disciplina para dialogar con los grandes y pequeños protagonistas de la misma. Esta segunda finalidad es la que involucra la responsabilidad y, a la vez, la necesariedad de desarrollar una tesis creativa, novedosa, de interés, ya no sólo para tus pares más cercanos, sino también para aquellos que han marcado los grandes proyectos de la disciplina. Hacer una tesis es inscribirse en la historia.

 

Una tesis enfocada en el Proyecto sólo puede llevarse adelante desde el proyecto. Las grandes ideas emergerán del estudio intenso, constante y progresivo del proyecto, ya sea con procedimientos configuradores que involucren el estudio de casos de la disciplina, aquellos que conlleven a experimentaciones materiales de índole intuitiva, o cualquier otro, no es concebible una tesis sobre proyecto que no hunda su modalidad en las incumbencias de la realización de uno o varios proyectos arquitectónicos. La valorización del proyecto en Arquitectura es algo que no puede ser pasado por alto.

 

Las tesis son específicas. No pueden (ni deben) incorporar la mayor cantidad de variables posibles, sino sólo aquellas que la tesis considere relevante para desarrollarse y constituirse como tal. Siempre una tesis es incompleta y, en algún punto, es siempre ambigua. La paciente perseverancia del continuo martillar sobre una especificidad es un acto de absoluta nobleza. Las ambiciones megalómanas derivan en tesis débiles y arrogantes, volviendo su incompletud que, en una tesis noble es necesaria, una falencia. Así es que, para poder llevarla a cabo, es el mismo tesista quien debe proponerse metas a ser superadas, siendo la principal, aprender a hacer aquello que aún no sé, para alcanzar el objetivo que aún estoy construyendo.

 

Las tesis no son obligatorias, son necesariedades emergentes de la propia vitalidad interna. Nadie puede obligar a nadie a hacer una tesis, puesto que, por definición, las tesis son alegres, curiosas y prospectivas. Así, nunca pueden ser un trabajo forzado, más sí un fuerte trabajo.

 
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon